A medida que las regiones de España avanzan a distinto ritmo en las fases de desescalada tras la cuarentena decretada por la crisis sanitaria del COVID-19, muchas empresas y empleados se preparan para ir recuperando la normalidad de forma progresiva.

¿Qué hemos aprendido durante estos casi tres meses de confinamiento? Las circunstancias especiales de aislamiento social, unidas a la disponibilidad de más tiempo para reflexionar han provocado que muchos empleados descubran aspectos de sí mismos que hasta el momento desconocían.

Los perfiles de la cuarentena

¿Has descubierto o te has reafirmado en los beneficios del teletrabajo estos meses?  ¿Sientes qué has podido dedicarte más tiempo a ti mismo? ¿Te da pereza enfrentarte a los desplazamientos diarios a tu lugar de trabajo?  Para muchos españoles esta cuarentena ha sido su primera experiencia con el teletrabajo y para otros ha supuesto una auténtica prueba al tener que combinar su labor profesional con el cuidado de familiares y otras responsabilidades domésticas. Y ha sido esta situación del todo inusual, la que les ha hecho descubrirse, en ocasiones, en ideas, necesidades o comportamientos sorprendentes. Dependiendo de cómo te hayas enfrentado a esta etapa es posible que te reconozcas en alguno de estos perfiles:

El nuevo socializador. Eras de los que trabajaba desde casa siempre que podía y prefería aislarse en la oficina con sus auriculares para buscar una mayor concentración. Creías que lo tuyo eran las tareas de larga duración y dedicación exclusiva. Que tu mejor aliada era la capacidad de abstracción y que las constantes interrupciones en el dinamismo de la oficina no hacían más que entorpecer tu hilo de pensamiento. Sin embargo, ahora echas de menos las voces de tus compañeros, las preguntas inesperadas, el eco del teclear frenético, el sonido del teléfono, hasta el ruido de la máquina de café. Cuentas los días para volver a tu lugar de trabajo y durante estas semanas has sido el primero en apuntarse a todas las actividades afterwork.

¿Te identificas? Has descubierto que la interacción social es una parte fundamental del trabajo, que el multitasking no te iba tan mal y que desarrollar tu trabajo 100% a distancia te supone una limitación. ¿Cuál será el reto al que debas enfrentarte en los próximos meses? El distanciamiento social y las medidas de higiene obligarán a cambiar la forma en la que nos relacionamos con los demás y a buscar nuevas fórmulas para cumplir con las necesidades de socialización.

El teletrabajador nato.  Nunca te habías planteado el teletrabajo salvo por necesidad puntual. Creías que asociar tu salón con esas tablas de Excel no iba a traerte nada bueno. En tu rutina tenías incorporados los desplazamientos a tu lugar de trabajo, los cafés y las comidas compartidas. Sin embargo, has descubierto que eras capaz no solo de enfrentarte a esas tablas con mucha más concentración, sino de ser mucho más creativo y eficiente en la soledad del silencio. De ahorrar tiempo.

Además, durante esta cuarentena sientes que has tenido la oportunidad de dedicarte más a ti mismo y a actividades que te gustan o que tenías olvidadas, como hacer ejercicio, ver series o simplemente pasar tiempo en familia o descansando. Eso sin contar las ventajas que has descubierto en el teletrabajo para conciliar la vida profesional y personal, sin ir más lejos la oportunidad de lidiar con los deberes de tus hijos durante esta etapa que, de otro modo, hubiera sido imposible. ¿Cómo deberías afrontar la llegada de la “nueva normalidad”? Es el momento de plantearte cómo quieres volver al trabajo, explorar nuevas fórmulas que combinen trabajo a distancia y presencial o incluso el teletrabajo total si tu empresa y rol así lo permiten. ¿Has oído hablar alguna vez de los nómadas digitales?

El indeciso. Siempre has apostado por el teletrabajo, pero en su justa medida, y estos meses de cuarentena te han afianzado en tu idea. Ves beneficios en poder trabajar desde casa algunos días, pero no renuncias a todo lo que supone acudir a la oficina. Para ti, estos meses de teletrabajo impuesto han dejado un sabor agridulce, y no puedes quedarte solo con una opción. Siempre fuiste de términos medios. En las próximas semanas o meses deberás, poco a poco, esforzarte por volver a la normalidad. Si tu posición y la política de empresa te lo permiten también puede ser una opción a valorar acogerte a fórmulas mixtas de trabajo a distancia y presencial, y así poder beneficiarte de ambas opciones.


¿Te identificas con alguno de estos perfiles? ¿Quieres conocer todas las tendencias del mercado laboral? Consulta nuestro blog de Page Personnel.