¿Eres nuevo en la empresa? En ese caso deberías saber que los primeros tres meses en un nuevo trabajo son casi como conocer una nueva cultura y, por tanto, para una integración plena deberás conocer los rituales, hábitos y creencias tanto de tus compañeros como de tus managers.

Las primeras impresiones son clave y, en tu caso, es muy importante que se queden con una positiva. Si hay una regla fundamental es que, ante la duda, mejor ser precavido que pasarse de espontaneo, un error en el que especialmente suelen caer los empleados más jóvenes. Si quieres labrarte una buena imagen durante tus primeras semanas en la empresa, estos son los trucos que te ayudarán a conseguir tu objetivo.

Prepárate a conciencia: toda información es poca.

Siguiendo con el símil que hacíamos al principio, cuando vamos a conocer una nueva cultura normalmente tratamos de averiguar el idioma, la moneda y la cultura de forma previa. ¿Por qué no aplicar este ejemplo cuando llegamos a un trabajo nuevo?

Muestra iniciativa y en las semanas previas a incorporarte ponte en contacto con la compañía para hablar sobre tu nueva posición y cómo encaja con los objetivos de negocio y de equipo. Disponer de esta información te permitirá comenzar a obtener resultados de forma más rápida.

Sumérgete en la cultura corporativa

Las culturas tienen rituales y estructuras organizativas diferentes, por eso es importante que te familiarices con las particularidades de tu nueva empresa. ¿Qué es importante para tus compañeros y managers? ¿Quiénes son los líderes no oficiales del grupo? Trabajar duro no te llevará a ninguna parte si no sabes cómo funcionan las cosas.

¿Aún no conoces el potencial de establecer las relaciones correctas? En el libro Los primeros 90 días: Estrategias de éxito decisivas para nuestros líderes su autor, Michael D. Watkins destaca la importancia de conocer y aprender de aquellas personas que nos permitan conocer las reglas no escritas de la compañía.

Evita sacar conclusiones precipitadas

No hay dos empresas en las que se hagan las cosas de la misma forma. No caigas en la tentación de pensar que tu forma de proceder, en base a tu experiencia, es la correcta. En su lugar, recoge toda la información que puedas sobre cómo funciona la empresa y cuáles son las funciones y responsabilidades de tus compañeros. Es posible que acabes entendiendo los motivos que se esconden detrás de algunas decisiones o, al menos, tendrás la información suficiente para juzgar con un criterio.

No permitas que tus compañeros se formen una imagen distorsionada de ti

¿Has llegado tarde durante la primera semana? ¿Has tomado algunas decisiones desafortunadas? Es posible que tus compañeros te consideren irresponsable o no confíen en tu juicio a partir de ese momento. Al fin y al cabo, poseen una información limitada sobre ti.

Ten en cuenta que, si cometes demasiados de estos pequeños errores, podrías terminar adquiriendo una reputación negativa, independientemente de lo bueno y competente que seas en realidad.

Conviértete en uno más del equipo

Ahora eres el nuevo, pero tu objetivo durante los primeros tres meses es integrarte plenamente y acabar sabiendo todas las reglas no escritas y siendo partícipe de las bromas internas. No hay mejor modo de conocer a tus compañeros y de darte a conocer que estableciendo relaciones, tanto fuera como dentro de tu lugar de trabajo. Para ello es importante demostrar tu disposición tanto durante el horario de trabajo como sumándote a los planes de comida y afterwork del equipo. La satisfacción y el rendimiento en el trabajo no es solo cuestión de completar tareas, sino de colaborar y establecer relaciones laborales.

Demuestra pequeños logros desde el principio

Todas las culturas tienen sus propios rituales para que los nuevos miembros prueben que son dignos de formar parte del equipo. Aunque las empresas no suelen tener rituales oficiales, demostrar tu valía desde el principio ayudará muchísimo a labrarte una reputación. No se trata de conseguir grandes resultados, sino de ofrecer una pequeña muestra de tus capacidades. Puede ser algo tan simple como acabar antes de tiempo, colaborar en una tarea adicional o lograr un resultado positivo visible.

Aunque ahora lo veas lejos, los primeros tres meses en una compañía pasarán rápido y, con estos trucos, conseguirás integrarte en tu nueva compañía y hacer que pronto te dejen de ver como “el nuevo”.

¿Quieres más consejos sobre desarrollo profesional? Visita nuestra sección de noticias para candidatos.