Preparar una entrevista de trabajo es un momento crucial para enfrentarte a ella con éxito. Es una tarea a la que hay que dedicarle tiempo para recabar información y esfuerzos para preparar las mejores respuestas a las preguntas que intuyes que el reclutador te puede hacer.

Toda esta preparación se puede venir abajo y arruinarte la entrevista si durante los minutos previos realizas las acciones equivocadas. Estos cuatro sencillos pasos te ayudarán a estar definitivamente bien preparado para enfrentarte a la entrevista.

Llega con antelación, pero no entres

Para evitar problemas de última hora que te hagan retrasarte en tu entrevista, trata de llegar con antelación al lugar en el que te han citado. Es preferible que tengas que esperar en tu coche o en una cafetería a que llegues tarde y des una mala impresión.  

Dedica este tiempo extra a relejarte,  a respirar profundamente y a atraer pensamientos positivos que te ayudarán a destacar tu perfil. Sonríe. Aunque estés sólo dentro de tu coche esperando a que llegue la hora. Un acto tan sencillo como esbozar una sonrisa hará que te sientas más positivo y que el entrevistador te perciba como una persona amigable y tranquila

Escoge una o dos características por las que el entrevistar te recuerde

Ten en cuenta que el reclutador recibe a muchas personas a la semana con el objetivo de encontrar a la persona indicada para un puesto de trabajo, de manera que trata de no pasar completamente desapercibido, pero tampoco te obsesiones por llamar la atención de manera exagerada. Es importante que el reclutador se acuerda de ti cuando salgas por la puerta, pero que al pensar en ti te asocie con un valor positivo.

¿Tu experiencia en el extranjero? ¿Tus actividades en una ONG? Antes de la entrevista, decide una o dos características por las que quieras que el entrevistador te recuerde. Muy pocos candidatos tienen esto en cuenta, y es un sencillo acto que generará simpatía, una manera muy efectiva de propiciar un acercamiento en la entrevista.

No dediques ni un minuto a preparar de memoria la entrevista

Es importante que  durante los minutos previos no te obsesiones con recordar palabra por palabra las respuestas que has preparado para triunfar. Recuerda que la entrevista es una conversación, de manera que deberá ser natural. Aunque tienes que saber qué decir y qué respuesta es la mejor para cada pregunta, no debe parecer un guión.

Busca lo última tendencia de esa empresa para estar alerta

Usa tu teléfono lo menos posible durante los momentos previos a la entrevista de trabajo. No actualices tu correo electrónico ni te obsesiones en buscar datos relevantes sobre la empresa a la que aspiras formar parte. Ese es un trabajo que ya has hecho con anterioridad y realizarlo durante los minutos previos puede confundirte y hacer que malinterpretes información clave.  

Algo que es recomendable hacer es comprobar la cuenta de Twitter de la compañía, así podrás cerciorarte de que no ha habido cambios importantes durante las últimas horas. "Si algo relevante se convirtió en tendencia en las últimas horas, no necesariamente tienes que sacar el tema,  pero sí desearás estar enterado en caso de que surja en la conversación o consideres preguntarle", asegura Rita Friedman, orientadora vocacional de Filadelfia.

No olvides comprobar que antes de entrar a la entrevista has apagado o silenciado tu teléfono móvil para evitar interrupciones. “El secreto del éxito en la vida es estar preparado para una oportunidad cuando llega”. Benjamin Disraeli. 

¿Te gustaría saber más sobre la entrevista de trabajo? Sigue leyendo

¿Estás contratando y debes entrevistar a alguien? Contáctanos