El avance imparable de las nuevas tecnologías, unido a la transformación cultural que están viviendo las empresas, están haciendo posible que surjan nuevos modelos de trabajo al margen de los más tradicionales. Los horarios flexibles o los trabajos por proyectos son un ejemplo de cómo están evolucionando los entornos de trabajo.  Pero si hay un cambio fundamental este es la posibilidad de que los empleados puedan ofrecer sus servicios desde lugares que no son una oficina gracias a la implantación del teletrabajo.

El caso más extremo del trabajo a distancia son los nómadas digitales. ¿Quiénes son? Se trata de empleados que desarrollan su actividad de forma totalmente remota, en muchas ocasiones desde ciudades o países diferentes a donde tiene la sede su compañía, muchas veces sin una residencia fija.

Trabajar mientras viajas: un sueño hecho realidad

No es ninguna sorpresa que los viajes son una de las motivaciones de las nuevas generaciones. Por eso resulta para ellos especialmente atractiva la movilidad geográfica que les permite esta fórmula de trabajo, una característica interesante para aquellos ávidos de cambios constantes.

¿Y cuáles son los lugares de trabajo más elegidos por los nómadas digitales? A nivel general suelen reunir tres características: buen clima, coste de vida asequible y buenas conexiones a internet. La lista de países es variada, pero destacan los del sur de América, el sudeste asiático y el sur de Europa. De hecho, España se encuentra entre las primeras posiciones a nivel internacional, con grandes ciudades, como Barcelona y Madrid, hasta destinos más paradisiacos, como Tarifa o las islas canarias.

Sin embargo, no todos los nómadas digitales encajan en este perfil internacional. En España cada vez más jóvenes optan por estas fórmulas de trabajo para regresar a sus lugares de origen, muchos de ellos entornos rurales, donde viven con menos estrés y a un coste inferior al de las grandes ciudades.

¿Qué necesitas para ser un nómada digital?

Lo cierto es que hay perfiles que se ajustan más este estilo de vida. Programadores, profesionales del marketing digital, diseñadores gráficos o traductores son algunos de los que se adaptan con mayor facilidad a las características de los nómadas digitales.

Pero antes de lanzarse a la aventura, conviene tener en cuenta una serie de consejos:

1. Hazte con un buen equipo de trabajo, ya que éste será la garantía para poder mantener la continuidad de tu servicio. Pero como nada es indestructible, trabaja siempre en la nube para evitar perder información de valor ante un incidente.

2. Contrata un buen seguro de salud, especialmente si tienes pensado viajar al extranjero. De este modo y, teniendo en cuenta las diferencias que existen en cuanto a la asistencia sanitaria a nivel internacional, te asegurarás de que tienes cobertura en caso de tener un problema de salud.

3. Aprovecha la flexibilidad en tu beneficio, puesto que tendrás que adaptarte a las horas o necesidades del equipo para el que trabajas, ¿por qué no sacar el máximo partido de ello? Así, se trata más que de buscar la conciliación de vida profesional y personal, integrar ambas facetas para sacar el máximo partido de ambas.

4.Busca un espacio de trabajo agradable, ya que será el sitio donde pases gran parte de tu tiempo. Aunque en ocasiones haya que improvisar, es recomendable buscar un lugar que invite a la concentración y a la creatividad.  No en vano el workplace es un factor que las nuevas generaciones consideran muy relevante para desarrollar su trabajo.

Explorar la posibilidad de ofrecer posiciones de nómadas digitales puede ser una buena estrategia para las compañías que deseen atraer y retener a las nuevas generaciones.

¿Te gustaría conocer nuevas oportunidades laborales? En Page Personnel podemos ayudarte.