El e-learning se presenta como una alternativa cada vez más sólida al aprendizaje tradicional. Esta fórmula permite complementar, que no sustituir, la oferta de formación presencial de la compañía, dando respuesta así a la creciente demanda de planes de formación continua por parte de las nuevas generaciones de empleados donde desaparecen además las barreras espacio- tiempo.

La implantación del teletrabajo en las compañías es una tendencia que ya está contribuyendo a la consolidación del e-learning. Para analizar su evolución y beneficios hablamos con Lucas Varela, Senior Manager Talent Development en PageGroup.

¿Qué ventajas e inconvenientes supone la formación a distancia con respecto a la presencial?

En primer lugar, habría que matizar la diferencia entre la formación a distancia tradicional y el e-learning, en el cual la incorporación de la tecnología introduce cambios clave. En el electronic learning el aprendizaje se produce online, en internet, lo que nos permite evitar muchas de las principales desventajas de la formación a distancia en comparación con la presencial.

Respecto a las principales ventajas del e-learning, surgen del hecho de que se pone al alumno en el centro de la experiencia formativa. Éste cuenta con mucha más flexibilidad, autonomía en su aprendizaje y capacidad de interacción con los contenidos. Y, al igual que lo que ya aportaba la formación a distancia tradicional, elimina los obstáculos geográficos, los costes de desplazamiento, y dota al alumno de una disponibilidad horaria total para organizar su formación; por lo que él decide sobre qué, cómo, dónde y cuándo se forma. A la empresa claramente le permite incluir a muchos más alumnos en cada proyecto formativo, mayor adaptabilidad al horario y necesidades del trabajo, ahorro de coste indirectos y logística relacionada, así como la autoevaluación y una mayor trazabilidad de la evolución del aprendizaje del alumno.

Pero, sobre todo, hay que resaltar la ventaja del e-learning como learning solution para hacer que cualquier programa de formación sea más efectivo. Esta fórmula permite una mezcla de metodologías (blended learning) en los programas de formación que hacen el aprendizaje más efectivo.

En cuanto a las posibles desventajas, observamos que éstas se mitigan cada vez más con el avance de las tecnologías y, además, estas potenciales limitaciones son los factores clave que hemos de tener en cuenta en el diseño de nuestros programas de e-learning. La posible soledad o falta de interacción con el profesor u otros alumnos han de ser abordados con las herramientas que nos permite la tecnología: chats, fórums, tutorías virtuales, videoconferencias, trabajos en grupo, gamificación, etc. Igualmente requiere, al ofrecer mayor autonomía, mayor autodisciplina por parte del alumno. La falta de conocimiento tecnológico o el miedo al cambio pueden ser también obstáculos para él en la formación online sobre los que hemos de trabajar. Para el formador o la empresa se produce una mayor complejidad en el control de la motivación y participación de los alumnos, por lo que es imprescindible mantener el dinamismo y la interactividad de la formación. Por último, es clave vigilar la calidad y actualización de los contenidos, y trabajar constantemente en la interactividad y colaboración dentro de la plataforma formativa. Ésta no puede ser un mero repositorio de contenidos.

¿Cuál es el grado de implantación del e-learning en las compañías españolas? ¿Y cuáles son las previsiones a futuro? 

El e-learning lleva ya años de fuerte iumpulso en las compañías españolas. Las empresas y departamentos de formación cuentan con una gran cantidad de proveedores de primer nivel para ayudarles a la implantación de su programa de e-learning, ya sea desarrollando plataformas internas o apoyándose directamente en externas. Lógicamente ya hemos comentado la siempre existente resistencia al cambio, el miedo a la tecnología, o la falsa sensación de pérdida de control sobre la formación del empleado. 

En un contexto de lucha por el talento la oferta formativa de una compañía se sitúa en los apartados más importantes a la hora de elegir un potencial empleador. De esta forma la formación se hace más importante si cabe en la atracción, desarrollo y detección de los mejores profesionales. El e-learning viene a complementar la oferta formativa tradicional de las empresas, ya que es el blended learning, la fusión entre el e-learning y la necesaria formación presencial, lo que permite desarrollar un programa formativo 360º. A esto se suma que las nuevas generaciones valoran la formación más todavía, y que además exigen cada vez más tecnología, autonomía y capacidad de decisión sobre su propio desarrollo y aprendizaje.

Respecto al futuro, sin duda las compañías van a seguir profundizando en un modelo mixto que integre las ventajas del e-learning, mejorando contenidos y herramientas colaborativas dentro de las plataformas de formación online. La tecnología y las ventajas del e-learning van a permitir seguir avanzando en el enfoque del trabajador como piloto e impulsor de su propio desarrollo. Nosotros te damos las herramientas, ¡tú conduces!

La situación de teletrabajo que se ha dado en las empresas con el Covid-19 no hará más que impulsar el cambio de forma más rápida, la adopción de estas nuevas herramientas y la comprobación por parte de todos de la extraordinaria experiencia del alumno que conllevan.

¿Cómo valoran los empleados este tipo de formación?

Como hemos comentado anteriormente, la clave es que el empleado se convierte en el centro y actor principal de su propia formación y desarrollo. Siendo tan importante la gestión del tiempo y la priorización de tareas, lo que más valora el alumno es la autonomía y flexibilidad que le aporta el e-learning: puede aprender a su ritmo, en función de sus necesidades.

Cabe sumar aquí la mayor interacción con los contenidos, así como su mayor dinamismo a través de vídeos o la gamificación. Ya no será tan habitual el que te veas obligado a atender a una interminable formación que no te es útil y te quita tiempo para tus verdaderos intereses y metas. Aprende cuándo, dónde, cómo y aquello que quieras y necesites.

¿Cómo contempláis en PageGroup el aprendizaje a distancia dentro de vuestros programas de formación?

Tras unos inicios utilizando el e-learning para formaciones sobre Prevención de Riesgos Laborales o determinados tutoriales sobre herramientas técnicas, hace tres años lanzamos en PageGroup una nueva plataforma de e-learning llamada Boost!.  Se trata de una herramienta muy potente en la que hemos invertido mucho trabajo e ilusión y en la que los contenidos son creados equilibrando los recursos internos creados por nuestros empleados especializados en las diferentes materias junto a expertos externos de primer nivel.

La plataforma nos permite una nivelación de contenidos que acompañe a cada nuevo trabajador a lo largo de su onboarding y crecimiento en la compañía. Tiene una muy buena usabilidad de usuario y supone una herramienta completa de seguimiento para los managers sobre la formación de sus equipos. A esto añade múltiples opciones que hacen el trabajo de Talent Development más sencillo y con mayor impacto, mejorando la experiencia del alumno y su calidad.

Igualmente combinamos esta plataforma de e-learning con formación presencial y virtual, para así poder llegar a todas localizaciones y empleados sin tener que incurrir en gastos y tiempo de desplazamiento. Con la actual situación con el Covid-19, el estar preparados previamente, nos ha permitido trasladar rápidamente nuestra formación a un modelo completamente online.

En definitiva, nuestra hoja de ruta para la evolución de nuestro plan formativo se sustenta en dos pilares clave: el blended learning a través de la tecnología y la autonomía y ownership de cada empleado sobre su propio desarrollo.

¿Quieres conocer más sobre e-learning y desarrollo profesional?