Encontrar el equilibrio entre dos aspectos que pueden llegar a rechazarse no es una tarea fácil, sobre todo si hablamos de dos factores como el trabajo y la familia. Si a esto le sumas un cargo de alta responsabilidad y la maternidad, la mezcla puede tornarse muy complicada.

Es cierto que, aunque todavía falte mucho camino por recorrer, las mujeres han ganado muchas batallas importantes en el ámbito laboral y familiar. Sin embargo, ser madre y trabajadora supone todavía tener dos trabajos a jornada completa. Para conseguir el éxito en ambos campos no necesitarás dejar de lado ni abandonar ninguno de los dos. Incluso como dijo en una entrevista Marissa Mayer, “la maternidad obliga a priorizar. Ser mamá te permite ver con mayor calidad qué es lo importante”. Según esta afirmación de la exCEO de Yahoo, podemos considerar la maternidad como una ventaja en nuestras aptitudes y capacidades a la hora de liderar un equipo de personas y talento.

La mejor manera para compaginar trabajo y maternidad empieza por favorecer la flexibilidad. Si quieres lograr una conciliación óptima puedes comenzar poniendo en práctica los siguientes consejos:

1.Delega y prioriza. Recuerda que no estás sola. No debes confundir ser CEO con llevar toda la carga de la compañía sobre tus espaldas. De hecho, una de las claves para ejercer bien tu liderazgo radica en saber confiar en tus empleados. En este sentido, el trabajo del o la CEO es conseguir captar el talento, a los mejores profesionales, y sacarle partido a todo su potencial, para  poder delegar en ellos aquellas cuestiones en las que tú no eres experta. De esta forma, obtendrás tiempo para asuntos que requieran toda tu atención.

2.Apóyate en la Tecnología. Utiliza todos los recursos a tu alcance. Actualmente, contamos multitud de herramientas que nos facilitan nuestras funciones y tareas en el trabajo. Por ejemplo, Google Hangout es perfecta para conseguir videoconferencias con conexión de calidad; por su parte, Trello es ideal para la gestión de proyectos, tanto por su funcionalidad para la organización como para el seguimiento de los mismos. Estos son sólo dos ejemplos, sin embargo, hay un sinfín de aplicaciones y programas que podrán facilitarte el teletrabajo y la comunicación constante con tu equipo.

3.No te olvides de ti. Ser madre y dirigir una compañía hará que, muy probablemente, saques tiempo para todos menos para ti misma. Es muy importante que esto no suceda, ya que el descanso es uno de los factores más importantes para mejorar tu productividad. No nos referimos solamente a las horas de sueño, sino también a la desconexión. Guárdate al menos una hora del día para ti, ya sea leer, hacer ejercicio o, simplemente ver una película,  no olvides que debes cuidarte a ti también.

Puede parecer que ser madre y CEO a la vez es una tarea difícil y, de hecho lo es. No obstante, recuerda que no eres la única. Otras mujeres han alcanzado el éxito laboral y formado una familia a  su vez. Si alguna vez te sientes sin fuerzas, recuerda el caso de estas grandes empresarias y madres, busca en sus historias tu motivación, inspírate en ellas. Nombres como: Indra K. Nooyi, Presidenta y Directora Ejecutiva de PepsiCo; Mary Barra, CEO de General Motors; o Ginny Rometti, Presidenta y Directora Ejecutiva de IBM, podrán ofrecerte esa inspiración que necesitas en tus momentos menos álgidos.