España se ha posicionado como uno de los países líderes en desarrollar los denominados “Shared Services Centers” (SSC), o lo que es lo mismo, Centros de Servicios Compartidos (CSC). Estos integran un modelo laboral centralizado a través del cual las compañías pueden brindar servicios transaccionales para distintas unidades de trabajo, siendo finanzas, recursos humanos, soporte técnico de la información y compras, las más comunes.

En especial, la ciudad de Barcelona ha sido uno de los primeros núcleos en darse cuenta de su gran capacidad de generación de empleo, y destaca, frente a las demás, por aunar talento proveniente de todas partes del mundo, contando con profesionales multilingües y altamente cualificados. Los principales motivos por los que Barcelona resulta el destino elegido por empresas internacionales son dos: la competitividad de sus salarios y la alta calidad de vida, además de las ayudas que ofrece el gobierno para todas aquellas empresas que quieran establecer su sede en la capital catalana. Sin embargo, ¿qué son y qué hacen?

Los Centros de Servicios Compartidos ofrecen una multitud de servicios muy especializados bajo una misma entidad y satisface la necesidad de gestión en distintos mercados europeos, bajo un punto de vista más globalizado.

Sus principales ventajas pueden resumirse en cinco grandes beneficios:

1. Reducción de costes

La reducción de costes es su principal ventaja. Desde los que se destinan al espacio físico que ocupa una empresa hasta los costes de personal, permitiendo apostar por un personal más especializado y cualificado que mejore la calidad de servicio.  

La reducción de costes es su principal ventaja. Desde los que se destinan al espacio físico que ocupa una empresa hasta los costes de personal, permitiendo apostar por un personal más especializado y cualificado que mejore la calidad de servicio.  

2. Estandarización de procesos

A través de la creación de SSC, las empresas buscan consolidar y estandarizar los procesos de trabajo. Al implantar nuevas prácticas y establecer métricas, se incrementan las relaciones de negocios, tanto con clientes como entre compañeros de trabajo, permitiendo así mejorar el networking. Al mismo tiempo y de la misma manera que el punto anterior, se produce un aumento de la productividad. Esta decisión les permite lograr economías de escala que no podrían conseguir de la manera tradicional.

3. Eliminación de puestos duplicados

Al mejorar y concentrar en un mismo sitio la estructura organizativa, los Centros de Servicios Compartidos evitan que las diferentes unidades de negocio dupliquen innecesariamente sus esfuerzos para un mismo proyecto. Por lo tanto, les permite optimizar tiempos y mejorar la estructura interna de cualquier compañía.  

4. Maximización del sentimiento de pertenencia

El hecho de reunir a todo el equipo en las mismas instalaciones construye sobre los valores organizacionales, fomenta el teambuilding y mejora el sentimiento de pertenencia. Como solemos decir en PageGroup, en equipo se trabaja mejor.

5. Mejora de servicios internos y control

Por último, estos centros permiten establecer sistemas de control interno más eficaces, homogéneos y específicos.

En definitiva, los Centros de Servicios Compartidos permiten aumentar la eficiencia de las organizaciones e implican un coste menor. De hecho, son numerosas las empresas que abogan por este modelo de trabajo, entre ellas, incluimos PageGroup, ofreciendo oportunidades únicas para el desarrollo de la carrera profesional en multitud de sectores: desde el sector Financiero, Tecnológico, Legal, Marketing, Recursos Humanos, Facilities Management, hasta el sector Logístico y Comercial.

¿Quieres contratar?