Después de leer este artículo sonreirás tranquilo y calmado cuando en la próxima entrevista de trabajo te digan “háblame de ti”. Es una excelente oportunidad para impresionar al entrevistador.¿Qué quiere el reclutador haciéndote esta pregunta? Nuestro objetivo como consultores especializados es tener una imagen global de ti en unos pocos minutos, debes impresionar a la persona que tienes delante, evitar argots inadecuados, indecisiones y no entrar en detalle en situaciones que no dominamos. Céntrate en tu carrera profesional y deja esa información para otro momento.¿Qué debes responder? Prepara tu respuesta con anterioridad y adáptala tanto al puesto al que aspiras como a la empresa. Plasmar tu valor añadido como candidato destacando los puntos fuertes. Estos puntos fuertes vendrán marcados por diferentes variables: experiencia, formación, idiomas y motivación profesional. En este video te contamos cómo:

Experiencia

¡Cuidado! No te limites a repetir cronológicamente lo que ya pone en tu currículum vitae, el reclutador ya dispone de ese documento y lo que quiere es tener información que lo refuerce y le ayude a ver si tú eres el candidato perfecto para el puesto. No te olvides de subrayar los años de experiencia que has tenido en una misma empresa, hecho que significará un alto grado de compromiso y pertencia al lugar donde trabajas.  Describe las diferentes etapas profesionales y destaca si has creado equipo o gestionado personas durante tus etapas anteriores. Elige qué tres o cuatro habilidades son clave para ese puesto y apóyalas con ejemplos concretos. Hacer un análisis DAFO antes de la entrevistará te ayudará a dar en el clavo en el momento de elegir esas habilidades. Eso ayudará al reclutador a tener una imagen más clara y concisa de tu perfil profesional.

Formación

Ten en cuenta que existen entornos o áreas que requieren una formación específica (Licenciatura, Ingeniería,etc) y este punto también será esencial para avanzar en el proceso de selección si el perfil requiere una formación u otra.

Idiomas

En un mercado tan competitivo como el que tenemos, el conocimiento de los idiomas es una variable diferenciadora durante un proceso de selección. Si posees un buen nivel de inglés, házlo saber al consultor, y si además hablas otros idioma, mucho mejor. Estamos en un mundo global y debemos aprovechar que el inglés ya no es un valor añadido, suele ser un requisito indispensable para trabajar en la mayoría de empresa,s sobre todo si estamos hablando de un tipo de empresa multinacional.

Motivación profesional

Para terminar, cuéntale al reclutador cuáles son tus objetivos profesionales a corto y a largo plazo,  explícale cuáles son tus motivaciones para trabajar en ese puesto y en esa compañía. Es el momento de demostrar que te apasiona la posición y la empresa. Y recuerda siempre: ¡Siendo nosotros mismos mostraremos seguridad y confianza y podemos hacerle ver al consultor que somos el perfil por el que debe apostar!