El estrés ya afecta al 28% de los trabajadores europeos, y este porcentaje crece los días previos a irnos de vacaciones: Tienes que cerrar todo antes de ausentarte por unas semanas, dejar atados todos los asuntos pendientes tanto en casa como en el trabajo y no dejar nada a la improvisación. En ocasiones, este sobreesfuerzo provoca estrés, agobio y ansiedad. Por eso, aunque estés a punto de desconectar y olvidarte del trabajo por unas semanas, los días previos son clave para prepararte y disfrutar de las merecidas vacaciones de verano.

1. Que la emoción de los días libres que se acercan no se apodere de tu cuerpo. No te dejes llevar por la emoción y entrena la mente para estar plenamente concentrado en el momento presente y así poder realizar tus tareas de manera ordenada y efectiva.

2. Empieza a organizar los días de tu ausencia dos semanas antes. Será imposible que resuelvas todos tus trabajos pendientes el día antes. Por eso, para irte tranquilo de vacaciones, empieza a planificar tu ausencia con dos semanas de antelación. Para ello, respira y mentalízate de que la multitarea no es efectiva. Prioriza tus quehaceres con la ayuda de un calendario y ve tachando aquellas tareas que vas completando.

3. Delegar mientras estás de vacaciones es imprescindible y no tiene por qué ser un desastre si sigues estos pasos. Lo primero es que definas qué es exactamente lo que necesitas de la otra persona para poder trasmitírselo con claridad. Explícale todo el contexto del trabajo que va a realizar, y para qué va a servir su ayuda, esto le ayudará a tener una imagen global de su tarea, y le permitirá pensar a largo plazo. Asegúrate de que entiende todo el proceso de cómo hacerlo. Si se trata, por ejemplo, de un trabajo mecánico, recoge en un papel todas las indicaciones para que pueda consultarlas siempre que necesite.

4. Piensa en el futuro. Sabemos que, cuando estás a punto de irte de vacaciones, no quieres ni oír hablar de la vuelta…pero una estrategia muy efectiva para, definitivamente, irte tranquilo y disfrutar al 100% de tus días de descanso sin obsesionarte con la vuelta, es organizar o adelantar parte del trabajo con el que te encontrará. Esto te aportará tranquilidad y te facilitará un regreso mucho más calmado y menos estresante.

5. Abandona, temporalmente, el grupo de whatsapp del trabajo. Piensa en las últimas vacaciones… ¿recibiste llamadas de tus compañeros de trabajo?, ¿emails?, ¿whatsapps relacionados con tu empleo…? Si la respuesta es positiva, formas parte de ese porcentaje de personas que no sabe desconectar del trabajo en vacaciones. Quizás haya excepciones durante tus vacaciones en las que tengas, irremediablemente, que atender una llamada urgente, pero… ¿es necesario el bombardeo de mensajes de tus compañeros de trabajo en el grupo de Whatsapp? Proponles a tus compañeros que cuando una persona se vaya de vacaciones, pueda salir del grupo temporalmente mientras duran sus días de descanso. ¡Seguro que todos están de acuerdo! 

Ahora que ya tienes todo listo para disfrutar de las vacaciones, puedes irte tranquilo  y con la seguridad de que vas a desconectar para volver con más energía y más fuerza… ¡A disfrutar!