Has superado la primera parte del proceso de selección y te han llamado para una segunda entrevista. ¡Enhorabuena! Seguro que tienes un montón de dudas al respecto. ¿Realmente es una buena noticia? ¿Significa que me han contratado ya? ¿Qué más quieren saber de mí? ¿Por qué no me ofrecen una respuesta concreta? Es normal que te sientas nervioso, al fin y al cabo, no resulta nada fácil superar la primera fase en los búsqueda de empleo. Pero no te preocupes, a continuación, Álvaro Millán - Senior Manager de Page Personnel, nos ofrece todas las claves que necesitas saber para acometer con éxito esta segunda entrevista. ¡Toma nota!

En primer lugar, debemos aclarar que las entrevistas de trabajo variarán según quién lleve a cabo el proceso. Se pueden producir dos escenarios:

  • Que sea la misma persona que te entrevistó la primera vez: Si se da este escenario, seguramente el entrevistador se quedó con algunas dudas respecto a la primera entrevista y le gustaría aclararlas contigo.
  • Que sea una persona diferente a la que te hizo la primera entrevista: En este caso, la segunda entrevista sí que supone un paso más en el proceso de selección y el enfoque de la misma será diferente:

- Si el primer encuentro ha sido con alguien del departamento de recursos humanos para evaluar tus aspectos competenciales, ahora te encontrarás frente al responsable funcional. Por lo tanto, esta segunda entrevista irá más enfocada a validar tus conocimientos técnicos y a analizar cómo encajarás con quien será tu superior directo.

- También se podría dar el caso contrario. Es decir, que en la primera entrevista se valoraran los aspectos técnicos y ahora, sea el momento de validar tu parte competencial con el departamento de recursos humanos.

Es importante que tengas claro con qué situación te vas a encontrar para saber qué se espera de ti y poder prepararte para ello. Álvaro Millán nos da algunas claves que debes tener en cuenta:

Aprovecha el momento de la entrevista para resolver todas tus dudas

Normalmente, este tipo de procesos de selección son largos y por fases: en la primera entrevista, el entrevistador suele ofrecer una visión más global de la empresa y en la segunda, se centrará más en la posición. Es el momento para que averigües todo lo que necesitas: pregunta por las competencias del puesto, el resto del equipo con el que trabajarás, información de la propia compañía y, por supuesto, el horario y el salario, en caso de que no te lo hayan comentado antes.

Corrige errores

Si estás en esta segunda entrevista es porque tus aptitudes, conocimientos y habilidades despertaron interés en una primera fase. Aun así, es muy habitual salir de este tipo encuentros con la sensación de que podías haberlo hecho mejor. Seguro que piensas que podrías haber puesto mayor foco en tus valores diferenciales, tu experiencia o logros conseguidos. ¡Pues ahora, es tu oportunidad para hacerlo! Recuerda todo lo que te hubiese gustado decir y prepara esta segunda entrevista aún mejor que la primera.

Demuestra tu iniciativa

Si tienes la información suficiente y quieres ofrecer buena imagen, te aconsejamos que, en esta segunda entrevista, presentes un boceto de quién eres, qué has hecho y qué puedes aportar a la compañía en caso de que te dieran el puesto. Recuerda que la presentación debe ser compacta, corta y directa. Esto no solo demostrará el alto interés que sientes por el empleo; también pondrás en valor tus habilidades, capacidad de análisis e iniciativa.

No asumas que el empleo es tuyo

Está claro que les has gustado y tienes muchas posibilidades de que te contraten, pero nunca des por hecho que el puesto está asegurado. Recuerda que sigues estando en un proceso de selección, y que si el trabajo fuera para ti, ya te habrían contratado. Confiarte demasiado puede llevarte a cometer errores y es necesario que, en ese momento, tu comportamiento sea lo más neutro posible.

Con todas estas claves de Álvaro Millán podrás enfrentarte con éxito a esta segunda entrevista y superar el resto del proceso de selección. Recuerda que les has gustado lo suficiente como para volverte a llamar, pero el puesto aún no es tuyo. Prepara tu entrevista, sigue estos consejos y, como mínimo, volverás a causar muy buena impresión.