¿Cómo es tu relación con la tecnología? ¿Has sentido que algo te falta cuando te quedas sin batería? ¿Es la pantalla del móvil lo último que miras antes de ir a dormir y lo primero cuando te levantas? Seguro que sí, porque la tecnología domina nuestras vidas; y aunque tiene un gran potencial para mejorar el día a día de las personas, en una gran parte de los casos, es un arma de doble filo.

El uso constante de aparatos tecnológicos puede tener un efecto muy negativo en nuestro bienestar, nuestra salud física, mental y en los vínculos que construimos con las personas de nuestro entorno laboral y social. Para demostrártelo, hoy te contamos 4 curiosidades que te harán pensar en la forma en la que te relacionas. Estamos seguros de que, al menos, te haremos pensar un poco:

Leer antes de dormir en un dispositivo electrónico no diseñado para ello no es bueno para el reloj biológico

¿Te cuesta dormir por la noche? Pues te aconsejamos que comiences a leer libros en vez de pantallas. Las últimas investigaciones científicas demuestran que la luz de las pantallas de los dispositivos móviles suprime hasta un 22% de melatonina, la hormona que nos ayuda a dormir. Puede ser positivo si tienes que estar despierto toda la noche, pero si lo que quieres es descansar, mejor elegir otra actividad.

Más movilidad online supone más trabajo en tu tiempo libre

Un estudio reciente publicado por Pixmania afirma que los trabajadores de Reino Unido trabajan hasta dos horas más al día, debido a los móviles y que el 64% trabajan los fines de semana. Es una cuestión que afecta cada vez a más personas: contestar emails después de la jornada laboral se está convirtiendo en algo habitual. De hecho, muchos sindicatos de trabajadores de países como Alemania, abogan por el derecho de los trabajadores a apagar sus dispositivos en cuanto se marchan de la oficina.

Estar siempre online te hace menos productivo

De acuerdo a Leslie Perlow, profesora de la Harvard Business School, estar conectado no te hace ser más productivo. Tras preguntar a más de 16.000 managers y profesionales sobre sus horas de trabajo y el uso de los smartphones, averiguó que casi todos trabajan 50 horas o más a la semana. Es más: muchos de ellos miran el teléfono u otro dispositivo para responder emails antes de ir a dormir. Por ese motivo se decidió llevar a cabo un experimento en el que se pedía a cada participante que apaga el teléfono al menos una noche a la semana y que compartieran más tiempo los unos con los otros durante las horas de trabajo. ¿El resultado? Aumentó la calidad del trabajo y la productividad.

Internet no te ayuda a ser creativo

No es casualidad que Arquímedes dijera “eureka” mientras se daba un baño. Si internet hubiera existido en el año 287 a.C., Arquímedes habría llegado a la solución de la misma manera. Una investigación de la Universidad de Harvard demuestra que internet es útil para distribuir y compartir información pero, en lo que concierne a la creatividad es mejor darse una ducha o un paseo. Las personas que desconectan tienen un 17,5% más de probabilidades de que se les ocurra una idea única.

La revolución tecnológica está desarrollándose a un ritmo vertiginoso, y aunque cada vez se reflexiona más sobre el tema, aún estamos muy lejos de ser plenamente conscientes de todo el impacto que puede tener en nuestras vidas. Estos cuatro aspectos son solo algunas de las consecuencias perjudiciales que pueden surgir, pero las posibilidades, tanto positivas como negativas, son infinitas.

¿Buscas un cambio de trabajo? Mira aquí nuestras ofertas