¿Cómo se adecúan las nuevas tecnologías a las necesidades del mercado?

¿Y a las de las empresas?

Normalmente, poseemos un conocimiento tecnológico entre medio y básico, y en muchas ocasiones tenemos que enfrentarnos a cuestiones más avanzadas que escapan a nuestro control. De ahí nace la necesidad del CTO, la figura que se encarga de coordinar tecnología, personas y negocio dentro de una empresa. Evidentemente, es un papel imprescindible en toda compañía de IT, pero ¿sabías que cada vez son más las entidades de otros sectores que están creando este puesto?

Salvo en empresas especializadas en el ámbito TIC, hasta hace no mucho tiempo, era habitual que no hubiera espacio para que los perfiles tecnológicos pudieran desarrollarse a nivel interno. Al ser un campo de trabajo novedoso no existían hojas de ruta establecidas para promocionarse dentro de la compañía. Así, había que moverse hacia áreas diferentes y ocupar, por ejemplo, puestos más relacionados con la gestión de proyectos o la coordinación de equipos para conseguir mayor grado de responsabilidad. Desde unos años a esta parte, la adopción del puesto de CTO por parte de empresas de todos los ámbitos responde a la necesidad de disponer de un perfil tecnológico encargado de: investigar, desarrollar y crear. Hay que decir, además, que, en España, ha sido impulsada por la madurez del mercado y la influencia de empresas extranjeras.

La figura del CTO marca un modelo claro para que los tecnólogos no tengan que elegir entre avanzar en su carrera profesional o desarrollar su pasión, y es una muestra de cómo la tecnología se reconoce y se integra, de manera natural, en el día a día de cualquier compañía. En el fondo, no es más que otro ejemplo de los cambios que la innovación tecnológica están produciendo en las empresas.

¿Quieres saber qué hace falta para ser un CTO de éxito?

Su figura debe ser flexible y con potencial suficiente para trabajar en tres áreas fundamentales:

Gestión de negocio vs tecnología

Aunque el CTO debe ser un experto en tecnología, es imprescindible que tenga una buena visión de negocio. Recordemos que esta figura sirve de nexo entre negocio e innovación tecnológica, así que tendrá que poder orientar la innovación a los problemas de la compañía, siempre con una visión global de lo que ocurre. Un buen CTO se mide por su conocimiento del mercado y por su capacidad de gestión de proyectos y de toma de decisiones.

Liderazgo

Una de las labores principales del CTO es coordinar a su equipo. En este sentido, es imprescindible que cuente con todas las soft skills necesarias para ser un buen líder ya que gran parte de su energía estará dedicada a motivar a los integrantes de su equipo.

Management de equipos

Como responsable de tecnología, el CTO también necesita tener conocimientos del ámbito de RRHH para que todo funcione perfectamente en su departamento. La contratación, la equidad salarial del equipo, el onboarding, la cultura de la empresa o incluso cómo atraer y retener el talento, estarán entre sus responsabilidades cotidianas.

Como ves, todas estas tareas se alejan bastante de nuestra imagen general del experto en tecnología. Y es que cada vez estamos más lejos de la idea tradicional de la innovación tecnológica como algo totalmente alejado de las personas. De hecho, para ser un buen CTO hace falta mucho más que saber solo de tecnología. Y tú, ¿crees que cuentas con las habilidades necesarias para ser el CTO perfecto?

Si estás en búsqueda de empleo, visita la sección de candidatos.

¿Estás contratando? Contacta aquí.

¿Te interesan las últimas tendencias del mercado?
Toda la información que deseas recibir en tu correo según tus intereses y la recurrencia que especifiques.