Mejorar las competencias de tu equipo no tiene por qué costar una fortuna, ni requerir una dedicación durante meses. Al identificar las competencias que necesitas para impulsar tu empresa y saber qué personas de tu equipo son capaces y están dispuestas a aprender e implementar las estrategias correctas, puedes estar seguro de que irás un paso por delante. Estas son algunas maneras rentables de mejorar las habilidades de tu equipo.

Planes de desarrollo personal (PDP) 

El Plan de desarrollo personal, o PDP, es una de las mejores maneras de garantizar el aprendizaje y el desarrollo continuos para los empleados en todos los niveles. Muchas organizaciones establecen PDP para el personal como norma y, si se gestionan correctamente, pueden hacer posible que las personas desarrollen rápidamente sus capacidades y competencias. Los PDP ofrecen a los empleados la responsabilidad de su propio desarrollo profesional y se aseguran de que, como empleador, estés consolidando las competencias adecuadas en todo tu equipo.

Utilizar el talento interno

A menudo se pasa por alto el talento que ya forma parte de un equipo. La mayoría de las personas están en su puesto debido a un conjunto particular de competencias que emplean día a día en su función; algo en lo que son expertas. Utilizar esta experiencia que ya reside en tu equipo y establecer un programa de formación interna es una excelente manera de fomentar el intercambio de conocimientos y la colaboración, y ayudará a cerrar cualquier brecha de competencias que puedas tener.

Cursos y seminarios

Si bien desarrollar el talento internamente es una forma excelente de difundir los conocimientos y las competencias, no es una estrategia que te permita incorporar fácilmente nuevas competencias a tu organización. Por este motivo, deberás complementar tu estrategia interna con cursos y formación oficiales. Se pueden adquirir y perfeccionar numerosas competencias profesionales con cursos de formación, y estos son una excelente forma de actualizar los conocimientos de tu equipo. 

Una ventaja de este enfoque es que cuando uno o dos miembros de tu equipo cuenten con estas nuevas competencias, pueden empezar a difundir el conocimiento para el resto de tu equipo. Al mejorar las capacidades de un miembro del equipo, puedes proporcionar una plataforma para que otros también aprendan.

Otras opciones a tener en cuenta

Microaprendizaje: asignación de breves períodos de tiempo a lo largo de la semana, lo que permite al personal adquirir nuevas competencias, ya sea a través de tutoriales en línea, vídeos instructivos o incluso aplicaciones móviles.

Almuerzo y aprendizaje: programación de sesiones mensuales durante el almuerzo en las que expertos del sector de dentro o fuera de la empresa hablan sobre lo que hacen y cómo se integra en la empresa. Puede que te sorprenda el nivel de colaboración e intercambio de ideas que se lleva a cabo en estas sesiones a medida que el personal aprende sobre otras áreas de la empresa.

Tutoría/Mentoring: funciona especialmente bien para formar a empleados más jóvenes. Asignarles como compañero a un miembro experimentado del equipo y permitirles beneficiarse de sus conocimientos y experiencia constituye un recurso inestimable. 

Espacio de aprendizaje específico: si dispones de espacio, asignar un ordenador o incluso una pequeña sala de reuniones como espacio de aprendizaje es otra forma de fomentar la mejora de las capacidades. Los empleados pueden reservar tiempo para adquirir nuevas competencias en un entorno propicio para el aprendizaje, alejados de sus escritorios y de las distracciones de sus trabajos cotidianos.

Ventajas de mejorar las competencias

Mejorar las competencias de tu equipo no solo consiste en garantizar que cuentes con las capacidades adecuadas para alcanzar tus objetivos. Se trata de planificar el futuro a largo plazo, tanto de tu organización como de tus empleados. La formación y el desarrollo continuo son las herramientas de retención más sólidas para cualquier empleador. Los empleados quieren sentir que son valorados y que su empresa invierte en su carrera profesional, y es poco probable que permanezcan mucho tiempo en un trabajo que no les proporcione esto.

Al adoptar un enfoque proactivo respecto a la formación y el desarrollo de tu equipo, no solo garantizas que estás preparado para evolucionar como empresa, sino también que cuentas con un personal motivado y que progresa. Demuestra a tus empleados que estás invirtiendo en ellos y que te comprometes a ayudarles a desarrollar sus carreras profesionales.