La primera fase ha llegado a su fin, el proceso de selección sigue adelante y tú has conseguido permanecer en él. ¿Estás nervioso ante la perspectiva de una segunda entrevista? Tranquilo, aquí tienes 10 consejos útiles para que puedas prepararte con antelación y seas capaz de afrontar esta fase con mayor seguridad y sin dejar nada al azar.

1. Revisa la primera entrevista.

Haz memoria, identifica aquellos aspectos en los que destacaste y que te hicieron pasar a esta segunda fase. No olvides tenerlos en mente durante el resto del proceso.

2. ¿Hay algún aspecto que quedara sin cubrir en la primera entrevista?

Este es el momento de completar la información que la empresa dispone de ti, haciendo hincapié en todo aquello que esté relacionado con la posición.

3. Aprovecha para conocer más la compañía.

¿Tienes algún contacto dentro de ella? Mantener una charla informal con un empleado te puede aportar un conocimiento extra que podría marcar la diferencia con el resto de candidatos.

4. Consulta las últimas publicaciones de la compañía a través de todos sus canales:

Página web, blog, redes sociales, etc. Así te asegurarás de estar al día de cualquier novedad.

5. ¿Ya sabes en qué consiste la segunda fase de entrevistas?

Siempre es una buena idea preguntar por el proceso para saber si te enfrentarás a una entrevista personal, una entrevista de panel o a un centro de evaluación.

6. Cuando repases la primera entrevista, intenta recordar todas las preguntas.

Es probable que algunas de estas cuestiones se repitan y fundamental que seas coherente en las respuestas.

7. Si en la primera fase se suele abordar la experiencia profesional de forma superficial.

En esta segunda entrevista se suele ahondar en los detalles y vivencias de cada una de las posiciones que has detallado en tu currículum. Prepárate para explicar tus logros, los retos a los que te has enfrentado y tus aprendizajes en cada una de ellas.

8. ¿Tienes alguna duda?

Realizar preguntas después de cada etapa es una buena forma de mostrar interés y, además, ayuda a no perderse ningún detalle del proceso

9. Hay cuestiones que nos pueden resultar incómodas de abordar y que no debemos dejar a la improvisación.

Por eso, ensaya tu discurso sobre salarios, beneficios y condiciones de incorporación.

10. ¿Ha finalizado la entrevista y no te han hecho una oferta?

No te desesperes, mantén la calma y pregunta al entrevistador por la siguiente fase del proceso.

¿Estás abierto a una nueva oportunidad laboral? Revisa nuestras ofertas de empleo y configura las alertas por correo electrónico.