Lanzarse a la búsqueda de empleo siempre es un momento apasionante pero arriesgado al mismo tiempo. Ya sea porque deseas cambiar de trabajo o porque te encuentras en búsqueda activa de empleo, miras al futuro emocionado, te sientes ansioso por embarcarte en nuevos desafíos, estás altamente motivado y te sientes muy capaz de sorprender a posibles empleadores. Sin embargo, encontrar un empleo no es una tarea fácil y, en ocasiones, lleva más tiempo de lo esperado. Es en ese momento cuando los sentimientos optimistas empiezan a flaquear y la búsqueda de empleo puede volverse cuesta arriba.

Cada rechazo supone replantearte tus habilidades y cuestionarte si estás haciendo lo adecuado. Sin embargo, para que la búsqueda de un nuevo empleo sea un éxito, es crucial dejar estas preocupaciones y frustraciones a un lado. Estos consejos te ayudarán a hacerlo.

1. Recuérdate por qué quieres un nuevo trabajo.
¿Cuál fue la motivación inicial para buscar un nuevo trabajo? Después de semanas de búsqueda de trabajo sin éxito, es fácil perder de vista la motivación principal que nos lanzó a la búsqueda de trabajo.

Puede ser que quieras asumir nuevos retos, que necesites flexibilidad en tus horarios, que quieras entrar en una nueva industria, o que tu aspiración sea conseguir un salario más alto. Es muy útil anotar en un cuaderno tus metas y tus aspiraciones y releerlos en los momentos más difíciles.

Cada vez que te sientas frustrado con la búsqueda de empleo, recuerda estos puntos que te lanzaron hacia el cambio. Recuerda que el trabajo correcto llegará, siempre y cuando sigas trabajando lo suficiente para conseguirlo.

2. Tomar el rechazo constructivamente.
Ser rechazado para un puesto de trabajo es una vivencia negativa, sobre todo cuando saliste de la entrevista con buenas sensaciones. Es natural sentirse desalentado, pero asegúrate de no tomarte el rechazo como algo personal, sino usarlo como una manera de mejorar y no repetir los errores en la próxima entrevista.

3. Tómate un tiempo libre en la búsqueda de empleo.
Horas dedicadas a buscar puestos que encajen contigo, a enviar solicitudes y preparar entrevistas… la búsqueda de empleo puede parecer un trabajo en sí mismo. Tómate una semana libre y dedícale tiempo a otros asuntos importantes de tu vida, o incluso a hacer un curso que refuerce tu currículum. Después de un breve descanso, tendrás energías renovadas y motivación de sobra para retomar con fuerza la búsqueda de un nuevo trabajo.

4. Amigos y familiares: tu red de apoyo.
Apóyate en tus amigos y familiares. Charlar con ellos sobre las novedades en tu búsqueda de empleo puede ayudarte a desahogarte y a ver las cosas desde una perspectiva diferente. ¿No recibiste respuesta de aquel trabajo que solicitaste? Tal vez una conversación con tu mejor amigo te ayude a darle una perspectiva diferente a la situación y quizás pueda darte algunos consejos sobre cómo abordar la próxima entrevista.

5. Utiliza recursos online para mantenerte inspirado.

Todos necesitamos una cierta inspiración de vez en cuando, así que si te sientes desanimado busca inspiración online. Quizás una charla TED impartida por una persona que te entusiasma, leer un libro o inspirarte en historias de superación de personas que admiras

6. No seas demasiado duro contigo mismo.
Mira hacia atrás para darte cuenta de todo lo que has logrado hasta ahora y recuerda lo capaz que eres. Pon en valor lo lejos que has llegado en tu carrera, las habilidades que has aprendido por el camino y los beneficios que puedes aportar desde el puesto de trabajo adecuado.

Nuestro buscador de ofertas puede ayudarte a encontrar el proyecto que mejor encaje con tu perfil profesional.