Dinámicas de grupo en entrevistas de trabajo

Cuando tienes una entrevista de trabajo, ¿eres de los que se las preparan? Si es así has de tener en cuenta que cada vez, es más frecuente que, en los procesos de selección, además de los cuestionarios de conocimiento, test psicotécnicos y de las preguntas de protocolo, realices una prueba en grupo a modo de trabajo en equipo.

Las dinámicas de grupo son técnicas de discusión verbal entre un grupo de 5 a 10 candidatos (que son observados por los seleccionadores). El objetivo es debatir sobre un tema o resolver un problema, relacionado o no con el puesto vacante, de forma grupal, tomando una decisión entre todos en un período limitado de tiempo (entre 30 y 45 minutos) y dentro de un ambiente de armonía y respeto. Lo que se valora con este tipo de pruebas son los ragos de personalidad, no tanto los conocimientos de la materia.

Dentro de las dinámicas grupales hay diversos tipos, y entre los más destacados se encuentran: el foro, la mesa redonda, el debate, el panel y la tormenta de ideas.

Son dinámicas, que tradicionalmente se han empleado en los procesos de selección de directivos y altos cargos, pero en los últimos tiempos se han extendido a la elección de perfiles en contacto con el público o con personas a su cargo (consultores, comerciales, coordinadores, atención al cliente, relaciones públicas, etc.).

Pero, ¿por qué tiene gran relevancia este tipo de pruebas? Hoy en día, no es suficiente con rendir y ser competente con la tarea en sí propia del puesto, sino que hace falta mediar, persuadir, intercambiar opiniones, captar el lenguaje no verbal de usuarios o clientes potenciales, ser diplomático, tener empatía con los clientes y con el equipo de trabajo, etc. Habilidades, que probablemente pasarán desapercibidas con otro tipo de entrevistas exclusivamente individuales y de conocimientos.

Es importante que el candidato sepa que las dinámicas de grupo no tienen solución. Al final de la prueba no habrá un ganador o un perdedor, o una opinión más correcta que otra, sino que con esta prueba se miden y evalúan las habilidades y actitudes que los candidatos muestran con el resto del grupo durante la resolución de un conflicto o la confrontación de opiniones; miden la capacidad de negociación, la iniciativa, el liderazgo, la autonomía o dependencia en la toma de decisiones y en el trabajo, la empatía, la proactividad, etc.

Posteriormente, se selecciona a los participantes que han argumentado y defendido mejor su postura, trabajado en equipo y mostrado una actitud correcta en todo momento.

Cómo afrontar eficazmente una dinámica grupal:

I. Lo importante es ser uno mismo y defender tu postura con elegancia, firmeza y argumentando lógicamente tus opiniones.

II. En la mayoría de los casos, la persuasión, la diplomacia, la empatía y la asertividad son cualidades mejor valoradas que el egocentrismo y la agresividad.

III. Controla el tiempo de la prueba, cuando queden pocos minutos intenta resumir y sintetizar ideas.

IV. Resulta fundamental mantener la calma y el control de sí mismo, incluso en los momentos de mayor confrontación.

V. No se debe plantear un problema nuevo, si no se está dispuesto a proponer al menos una posible solución.

VI. Pregunta a tus compañeros, valora el grado de acuerdo grupal y su evolución.

VII. Deben respetarse los turnos, siempre sin dejar de expresar tu opinión.

VIII. Si hay un conflicto entre los candidatos, debes procurar ser diplomático.